viernes, 7 de abril de 2017

UN LEGADO ADQUIRIDO


Me lo contaban, pero no lo veía, ni siquiera me interesaba. Mis juegos de niñez necesitaban toda mi atención. Eran tiempos felices. De pronto crecí y empecé a ver cosas de aquellas que escuchaba.  Ya empezaba a entender algo.
            Empecé a sufrir en mis propias carnes aquello que llamaban emigración, pero lo que nunca esperaba ni creí encontrar es que cuando despertara de una vez de ese tiempo de adolescencia y niñez, me encontrara con semejante patrimonio.
            Resulta que me han dejado una herencia de la que no puedo rechazar, ni siquiera luchar por pensar si la quiero, si me interesa o no, la tengo y hay que aceptarla. Aquel fantasma que de joven me rondó tantos años, ahora lo tengo instalado en casa y no lo puedo echar. El fantasma de la emigración me persigue, es mi herencia y la odio, pero nada puedo hacer. Día y noche me pregunto que por qué no hay un hueco para todos, ¿Por qué el mundo parece estar en contra de ver a las personas felices?    ¿porque es tan difícil encontrar tu lugar? Son muchos por qué y ninguna repuesta. Seguiré gastando este legado que una sociedad o un mundo incontrolado ha decidido dejarme. Lo gastaré con el paso de los años y solo pido que antes de que deje este mundillo por el que andamos esta dichosa herencia se haya extinguido, y cada persona encuentre su lugar en esta tierra donde todos tendríamos que tener nuestro espacio.



MARÍA PÉREZ GARCÍA

miércoles, 29 de marzo de 2017

LA COQUETA HABITACIÓN AZUL



Quisiera que supierais algo de mi antes de empezar con mi historia. Yo era una triste habitación gris que daba paso a un bloque de pisos, era insignificante y poco llamativa. lo único que tenía bonito era una gran ventana. Un día vino a visitarme una joven con mucha alegría en su cara, parecía que le gustaba. Su nombre era Cristina Díaz. Estuvieron mucho rato hablando mi dueña y ella. Por lo que pude entender Cristina se quedaba conmigo.
Era una chica soñadora y muy creativa. Su espíritu aventurero dio rienda suelta dentro de mí. Empezó a diseñar sencillos modelos que dibujaba en su mente y luego los pasaba a bonitas telas. En aquel momento pasaba por apuros económicos y no podía ir muy lejos con sus ideas, pero a pesar de todo me vistió con pequeños detalles que empezaban a llamar la atención. Yo estaba muy coqueta, me pintó de azul, colgó en una de mis paredes sus iniciales C.D, me decoró con sus bonitos vestidos. Aprovechó mi gran ventana para llenarla de telas muy vistosas y modelos para vestir a toda clase de mujer. El negocio no funcionaba todo lo bien que ella deseaba, su entorno era escaso y sus clientas también. Una tarde una niña paseaba de la mano de su madre y esta se fijó en el azul de mis paredes y en un vestido infantil de volantes rosa y gris que asomaba por mi ventana. La madre entró y se enamoró de mí, le gusté tanto que, a partir de aquella tarde, todas las amigas de dicha señora hablaban de la pequeña y coqueta tienda azul. Mi dueña, Cristina, empezó a subir dentro de su profesión, cada vez diseñaba más prendas con vivos y diferentes colores.
Ahora nos va muy bien, por aquí pasan clientas de todas las categorías, pero sobre todo de la alta nobleza. La autenticidad y la exclusividad nos hacen ser diferentes. Ya no soy azul, ahora Cristina me ha decorado de color rosa con rallas grises, quizá sea en recuerdo de aquel vestido de volantes rosa. Cada día oigo diferentes conversaciones de clientas, unas dicen que tengo estilo, otras que me falta clase, pero yo estoy contenta porque he pasado de ser una habitación azul con tan solo el sonido de un pedal de máquina a una alegre habitación rosa con el sonido de una máquina a motor. Vamos progresando. Mi situación me permite oír los planes de Cristina.  quiere que sea más grande que me una con las compañeras de al lado y las de arriba. Creo que ya veo mi futuro.
Seré grande y de varios colores, no estaré sola con una ventana, tendré compañeras de al lado, de arriba y abajo, nos unirán unas grandes escaleras las cuales dividirán prendas de mujer, de niño y caballero. Ya todos van a poder vestirse con la marca de modas Cristina Díaz, (C.D). Ya no trabajará sola con una máquina y un motor. Tendrá un gran taller donde trabajarán grandes modistas y sastres para poder satisfacer a todas las exigencias que aquí se pedirán.
Hemos crecido mucho desde que estaba sola y azul, ahora somos grandes y todos tienen que pasar por mí. Respiraré y desprenderé aires de grandeza.


MARÍA PÉREZ GARCÍA 16/03/17

jueves, 2 de febrero de 2017

MI PRIMER AÑO DE ABUELA


El tiempo pasa que no te das cuenta, será porque tenemos muchas cosas en nuestra mente para realizar. Son tantas que al final no te da tiempo hacerlas todas y pensamos que el día debería tener más horas. Creo que por esta causa nuestra vida vuela, o mejor, se nos escapa. No sabemos aprovecharla, nos hacemos mayores y todo pasa muy deprisa.
Ya llevo un año disfrutando de mi nueva categoría de abuela, y me encanta. Ahora te vienen recuerdos a tu mente de cuando tus hijos eran pequeños, y piensas que como madre fuiste lo mejor que supiste. Lo diste todo y de corazón, que tuve muchos miedos y una constante preocupación de que no les pasara nada malo y que sus necesidades estuvieran cubiertas. Ser madre no es fácil, todo el mundo espera mucho de ti, y tú, aun dándolo todo nunca sabes si has llegado a cumplir tu meta. Es tanta la preocupación que no nos damos cuenta que el tiempo se va, y no disfrutamos lo suficiente de ese momento tan maravilloso.
 Ahora ya los hijos han crecido, se han ido de casa y ves que es cierto que el tiempo se te ha escapado. Ahora somos abuelos, y somos como las raíces de un árbol que dio diferentes ramas, que fueron nuestros hijos, luego de ellas nacerá lo más maravilloso de la vida, los nietos. Hasta que no los conoces no sabes hasta dónde puede llegar tu cariño. Desde que llegó Emma, ya va hacer catorce meses, nos devolvió la alegría y nos saca risas de nuestro más profundo yo. Emma nos enamora con tan solo mirarnos, y ya creo que entiende nuestras palabras cuando le decimos que la queremos y que es el bebé más bonito del mundo, y que ha llegado a esta familia para darnos alegría y sacarnos risas. Cuando estamos con ella solapamos tristezas porque con tan solo ver sus hermosos e inocentes ojos, te saca lo mejor de ti.
Cuanto te quieren tu abuelita y tu abuelito, y desde ya, sabes que puedes contar con nosotros y que te acompañaremos en cada instante de tu vida, aunque el destino haya puesto kilómetros entre nosotros, no será impedimento para que nuestros corazones siempre permanezcan unidos, mi pequeña y querida Emma.


MARÍA PÉREZ GARCÍA

viernes, 20 de enero de 2017

VIENTO DENSO






Admiro la gran montaña. La veo tan poderosa y tan grande que me gustaría entender los entresijos de sus entrañas. El misterio y la vida que guarda en su interior me hacen sentir un gran respeto. Yo me pregunto porque algunas mentes quieren hacerle daño.
Su flora y su fauna tampoco entienden que es lo que pasa, tan solo pueden correr sin saber ni adonde ni por qué. Corre corre, pero ¿para qué? si el final será el mismo, el precipicio está ahí y todos llevan la misma dirección. El viejo árbol centenario no puede correr, pero ve como su larga vida también va al abismo. Sus ramas se tambalean sus hojas huyen con el viento, pero éste pesa y es denso. El viejo roble queda solo y desvalido. tan solo siente el calor de la maldad que desde sus raíces hasta el cielo lo abrasan.
El ave rapaz levanta el vuelo, pero se ve incapaz, la oscuridad, el viento pesado y ardiente impiden que sus grandes alas puedan despegar.
Viendo esta imagen en mi mente yo me pregunto.
¿Cómo se puede disfrutar con el sufrimiento ajeno?




MARÍA PÉREZ GARCÍA

martes, 8 de noviembre de 2016

PASMOSO VELATORIO.



PASMOSO VELATORIO

         Águeda llevaba una vida muy activa desde que se divorció. Su trabajo le ocupaba la mayor parte de su tiempo. El negocio que había emprendido junto con una amiga, no parecía que fuera mal. En los tiempos que corrían, hacer eventos para bodas no era fácil, había que moverse mucho y tener muchos contactos con diferentes personas.
         Necesitaban dinero para montar y continuar el negocio. Águeda era la encargada de hablar con los proveedores y sobre todo con los directores de los bancos. Su carácter y su físico era irresistible para muchos y conseguía todo el dinero que necesitaban aunque luego a la hora de devolverlo las cosas no eran tan fáciles. Debía dinero a todos.
         Tenía una enfermedad que nadie conocía y un día su socia y amiga se la encontró muerta en la oficina. El susto y el disgusto fue grande, la pena le estaba ahogando pero tuvo que reaccionar y llamar a su ex-marido y a su hija. Nadie se explicaba que es lo que le había ocurrido, pero las cosas suceden y no hay vuelta atrás. La noticia pronto corrió por todos sus conocidos y allegados. Todos quedaron extrañados y apenados y otros muchos, preocupados porque pensaron que ya nunca pagaría sus deudas. Todos acudieron al velatorio para darle su último adiós y acompañarla en sus últimas horas. En la madrugada el director del banco que estaba allí porque para él era algo más que una clienta, se acercó al ataúd y comenzó una larga charla con ella, bueno más que una charla era un monólogo porque nadie le contestaba. Le decía todo lo importante que era para él, el tiempo que pasaba pensando en ella y que incluso por un nuevo instante de estar a su lado, era capaz de perdonarle todas sus deudas, que estaba seguro eran las culpables de su repentina muerte. Diciendo esto de pronto siente la mano de la muerta que le coge la suya y que se incorpora del ataúd. Todos gritaron y salieron despavoridos del velatorio, menos el director que se quedó con los pies pegados al suelo. Águeda lo miró y le dijo:
         -Que sepas que he oído todo lo que has dicho y aquí estoy de nuevo y mis deudas quedan zanjadas.
En este caso fue el director el que cayó al suelo con un infarto de miocardio. Águeda no estaba muerta, estaba en estado catatónico.

MARÍA PÉREZ GARCÍA.

domingo, 26 de junio de 2016

EL FANTASMA Y YO



EL FANTASMA Y YO

El parte meteorológico anuncia que el día tendrá nubes y claros. Creo que yo estoy igual, con luces y con sombras. Esta mañana me he levantado un poco tristón. He salido a la calle a dar un paseo y..¡vaya por Dios!! Me ha caído un buen chaparrón, esta sería una de esas nubes que dijo la mujer del tiempo. Me he puesto empapado. He entrado en un bar para entrar un poco en calor y secarme mi ropa. 
Cuando me estaba tomando mi café calentito, veo a una mujer muy atractiva, de mediana edad, pero muy bien proporcionada, que me hacía ojitos y se me insinuaba.
-No si verás, si encima hoy tendré suerte y ligaré.
Efectivamente, me acerqué a ella y así como el que no quiere la cosa, entablamos una acalorada conversación. No sé cómo fue ni como pasó, pero el caso es que de pronto nos encontrábamos los dos en su piso, y para más señas en su cama. Al final será un buen día pensé.
-¿Hay alguien? Hola cariño ya estoy en casa
-Pero buenos ¿esto qué es? ¿es tu novio?
-No, es mi marido, corre escóndete, como te vea nos matará. Aquí métete debajo de la cama. No no mejor en el armario.
¡¡Que sofoco Dios!! No si esto iba a ser demasiado bonito para que fuera verdad. ¡¡Que agobio, que sofocón!!
-No te agobies ni te sofoques
-AAAAAAHH, ¿¿esto qué es?? ¿Quién es usted?
-No grites te van a oír, ¿no ves que están ahí fuera?
-¿Pero que hace aquí?
-lo mismo que tu
- ¿Usted también....?
-Noooo, hijo no, yo me escondo como tú, no me pueden ver. Soy el suegro de esta mujerzuela de la que se encaprichó el cornudo de mi hijo.
-¡Esto es una locura, me estoy volviendo loco!!. No puede ser cierto lo que me está pasando.
- ¿Y eso? ¿Cómo va vestido así, con ese traje tan raro?
-Es lo que me pusieron de mortaja. Cuando morí me quedé aquí en este armario atrapado, viendo el desfile de amantes de mi nuera. Estoy esperando ver la luz blanca.
-¿Pero que luz?, SOCOOORROO, ¡no puede ser, estoy hablando con un muerto y metido en un armario!.
-Nooo, con un fantasma.
- Fantasma o muerto es igual. Salgo de aquí ahora mismo.
-Si sales te verán y mi hijo te matará.
-Me da igual prefiero salir corriendo en paños menores, que ahogarme aquí con un espectro hablante.
-Pobrecillo, allá tú. Será otro en la lista.

Salí de aquella casa tan rápido que confundí la ventana con la puerta. El golpe fue mortal, era un sexto piso. Ya decía yo que este no sería el mejor día de mi vida, pero tampoco creí que sería el último. 
Ahora estoy aquí con el del traje raro esperando ver la luz blanca.


martes, 17 de mayo de 2016

UNA PAZ INTERIOR





La una de la madrugada, todo en silencio, el teléfono suena, todo cambia de pronto. La vida puede dar un vuelco en pocos segundos, la mía lo dio.
La paz que me causa verte es inmensa, pero no llego nunca alcanzarte.
¿Será porque te fuiste pronto y sin avisar? Aun te esperaba, me pasaba las noches y los días intentando entender el porqué de tu partida.
Mi alma, mi mente y mi todo te necesitaba. Por esa razón mi refugio era soñar, allí podía verte, aunque no podia tocarte, ni rozarte. Podía ver tus manos fuertes, tu mirada lejana, que me decía que me quería`. Quise seguir soñando, pero ya no pude hacerlo, presentí que aquella imagen que tan pronto había dejado de ver jamás volvería.
Al despertar una sensación de bienestar inunda mi mente, me levanto abro la ventana, entra el sol, la vida sigue.



MARÍA PÉREZ
17/03/2016