sábado, 7 de abril de 2018

EN BUSCA DE LOS RECUERDOS




La adolescencia siempre se vive y se recuerda como una etapa de la vida en la que no estas contento ni conforme con nada. Sin embargo, para mí fue la mejor de mi vida. Estaba con Isabella, una chica guapa, alegre y derrochando frescura. Todos los veranos venía al pueblo a estar con los abuelos. Ella vivía en Madrid, sus padres tuvieron que marchar en busca de un futuro. Allí nació ella y sus hermanos. Cuando llegaba junio sus padres los mandaban al pueblo a pasar el verano. Éramos mas que buenos amigos, desde pequeños estuvimos juntos. El tiempo pasaba muy rápido cuando estaba con ella, los veranos con sus largos días, para nosotros se hacían cortos. Nuestra niñez y adolescencia la pasamos así, tres meses juntos y el resto unidos a través de dulces cartas, que conforme crecíamos esas cartas eran de amor, claro y sincero. Nos prometimos que un día nos juntaríamos sin importarnos el lugar. Cada vez que junio llamaba a la puerta nuestras vidas brillaban como los colores del arco iris. En los ojos de Isabella se podían ver unos puntitos brillantes donde se reflejaban la alegría y la emoción de nuestro encuentro.
Aún recuerdo aquel día de septiembre cuando nos despedimos en la cafetería de la estación. Pronto nos volveríamos a ver. Ella me dio la cinta de su pelo para que no olvidara su perfume, yo le di la última rosa del rosal para que no olvida la belleza de nuestro amor. Nuestras cartas seguían manteniéndonos vivos y unidos, pero de pronto esas cartas no llegaban., y las mías no eran contestadas. Algo pasaba. Me fui a Madrid en busca de ella, y me llevé una sorpresa cuando me dijeron que Isabella se marchó con sus padres fuera del país. ¿Porqué nunca me dijo nada? ¿Porque no me hablo de esos planes? Miles de preguntas inundaban mi cabeza, pero yo no tenía repuestas para ninguna. Volví a casa como alma en pena. Todo estaba triste y gris. Siempre esperando una noticia, una carta, una señal. Si los abuelos vivieran ellos me informarían, pero ni eso estaba a mi favor. Desapareció como una gota de agua, pero nunca de mi corazón.
Los años pasaron y nunca mas supe de ella. Mi vida era monótona. Un día sentado en aquella vieja cafetería algo me hizo levantar la cabeza. Miré hacia la puerta y asombrado la vi entrar ¡Era ella! ¡Mi amor!  Me precipité a su encuentro arrollando cuanto había a mi paso. Cuando llegué a su lado cogí suavemente su mano sin dejar de mirar sus ojos esperando ver en ellos los puntitos brillantes que siempre se habían desprendido cuando estábamos juntos. No ocurrió así. En su mirada asombrada solo puede leer: ¿Quién es esta persona? ¿Por qué se muestra tan amble? Algo pasaba por su cerebro que no le permitía recordar nada. La acompañaba una joven muy parecía a ella en su juventud. Me presenté como un viejo amigo de la familia y la joven me dijo que era hija de Isabella, y que estaba enferma. Han vuelto al pueblo después de la muerte de su marido para que ella viva de una forma más tranquila.
 Pedí a su hija que me permitiera acompañarlas. Pensé que si paseábamos por los lugares donde fuimos tan felices algo sucedería en su debilitado cerebro. La cogí de la mano y recorrimos juntos nuestros maravillosos paseos. Le corté una rosa y se la di, de pronto vi como un rallo de luz en su mirada. Entendí que algo había sucedido. Mi mano y la suya unidas, se que no me recuerda, pero mi cariño le llegará a lo mas hondo de su ser. La ternura y el afecto nunca se olvida y yo le ayudaré a recorrer este duro camino, porque ella siempre será mi amor y así se lo haré entender. Ella será siempre Isabella.






MARÍA PÉREZ GARCÍA

AIRE



¿Qué es el aire? Yo diría que es lo que necesitamos para respirar y por lo tanto para vivir. Esto dicho así en pocas palabras, pero es mucho más.
A veces hemos tenido que definir esta palabra y no ha sido fácil. La utilizamos a diario. Cuando expresamos un estado de cansancio, o agotamiento decimos que estamos que no podemos más, que nos falta el aire. También en el día a día hablamos de este fenómeno como algo que nos afecta a nuestra salud. Por ejemplo: Hoy tengo la cabeza loca y es que, con este aire, no hay quien aguante.
Aire también es una palabra corta pero no sencilla porque en cuatro letras, tres son vocales y solo una consonante y no es fácil de pronunciar. Si analizamos estas cuatro letras podemos sacar hasta una fórmula matemática porque es la mezcla homogénea de gases que componen la atmósfera terrestre, compuesta por 78.09% nitrógeno, 20,95% oxigeno de argón, 0,04% de dióxido de carbono, y con tantos números yo ya me pierdo y lo único que necesito es respirar aire y cuanto mas puro mejor para mis pulmones que son los que mas sufren cuando tienen que filtrar aires contaminados.
Nuestro cuerpo también a veces está lleno de esos gases que hacen daño por donde pasan dando vueltas buscando una salida.
Me gusta esta palabra porque la asocio a la vida, porque sin él ni dos minutos viviríamos. Con aire nos salen las palabras, las amargas, dulces, tiernas, las que hieren las que matan, las que calman, las que aman. Vientos que guardan silencios, que dibujan imágenes, que se llevan sueños y que traen otros. Tempestades que mueven el mundo, que agitan océanos, que calman furias con olas que las trae y las lleva. De nuestro cuerpo salen los suspiros, que es el aire que nos sobra por alguien que nos falta. Tiramos frases y luego esperamos que el viento nos conteste.
 AIRE” en definitiva es lo que necesitamos, aire calmado y limpio.


MARÍA PÉREZ GARCÍA

jueves, 8 de marzo de 2018

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER.

Día 8 de marzo, día Internacional de la mujer. Está bien que se conmemore éste día, pero sin olvidarnos del resto del año. La mujer siempre está ahí luchando y levantando el mundo. Luchando para que sus derechos no sean pisoteados y conseguir una igualdad entre hombres y mujeres.
Que ninguna mujer deje de conseguir un trabajo tan solo por ser mujer. Que nadie le ponga un techo que no pueda rebasar, tan solo por su condición. Que la maternidad nunca le impida desempeñar un puesto de trabajo. El cuidado de nuestros mayores el mayor tanto por ciento recae en la mujer igual que el cuidado de casa y de los hijos.
Mujeres rurales trabajando y demostrando día a día que pueden igual que la que trabaja en oficinas, hospitales o en cualquier otro puesto, siempre demostrando que pueden. Eso a los hombres no les sucede. Mujeres muy bien preparadas con carreras que normalmente parecen ser asignadas a hombres, día a día demostrando que son capaces.
8 de marzo reivindicación por los derechos e igualdad de la mujer, y recordando aquellas 120 mujeres que murieron por defender esta idea. No mas violencia, no más violencia machista. La mujer no es un objeto ni propiedad de nadie.

viernes, 12 de enero de 2018

VIAJAR A TRAVES DE LA LECTURA.



Mi abuelo Basilio era un hombre de mundo, más que por los viajes vividos, era por los numerosos libros que leía.  Le gustaba meterse en ellos y transportarse a sus épocas e historias. A sus nietas, que éramos mis dos hermanas y yo, nos reunía junto a él y nos contaba toda clase de historias y vivencias que había experimentado a través de ellos. Se ilusionaba leyendo todo tipo de lectura, pero en especial a Cervantes. Se sentía un hidalgo caballero conquistando mundo y salvando damas. Cada vez que nos reuníamos con el abuelo, nos leía párrafos interminables de este libro. Nos decía que nunca dejáramos de leer, porque la lectura siempre nos mantendría vivos y activos. Que era el mejor sistema para soñar y dejar volar nuestra imaginación.
Ahora el abuelo Basilio ya no lee libros, vive en un mundo borroso, donde nota que sus recuerdos se caen de su mente, que son frágiles como una hoja en otoño. Ahora tiene frente a él aquellos gigantes con los que con tanta energía luchaba, pero ya no se siente con fuerzas para enfrentarse a ellos.
Por eso ahora es cuando nos toca a nosotros ser ese escudero inseparable y luchar por él, para que allí donde el ve gigantes, peligros y oscuridad, con nuestra ternura y cariño le hagamos seguir sintiendo fuerza y valentía.
Somos nosotras las que ahora nos reunimos junto a él y empezamos a leerle: En un lugar de la mancha de cuyo nombre no quiero acordarme…………………………………,y es entonces cuando su semblanza y su mirada vuelve a sentirse viva y activa.
Nunca dejéis de leer, ni de leerles.


MARÍA PÉREZ .

miércoles, 20 de diciembre de 2017

FELIZ NAVIDAD PARA TODOS



Se acerca la Navidad y me gustaría felicitarsela a todos mis amigos. Los que nos vemos a diario y con los que estamos en contacto por las redes sociales.
A todos os deseo lo mejor. La Navidad empieza con el sonido de los niños cantando la lotería. Os deseo que os toque, porque parece que lo mas importante es el dinero, aunque las cosas mas sencillas y las que tenemos a mano son las que nos hacen mas felices.
 El día de Navidad es estar en compañía de los que mas queremos. Disfrutemos de lo que nos rodea y de la familia, pilar importante en nuestra vida. Padres, madres,hijos nietos hermanos, todos rodeados a la mesa de Navidad y al calor hogareño de ese día. Los que ya no están con nosotros siempre los tenemos presentes en nuestros corazones ocupando su lugar y manteniéndolos vivos.
Tambien se nos va el año, y con el algunos proyectos inacabados y algunas ilusiones. Pero ahí llega el nuevo año con mucha fuerza e ilusión. Le pediremos que nos deje seguir viviendo en paz con el mundo y que nos de fuerzas y energia para combatir los temporales que se puedan avecinar.
Las fiestas terminan con la llegada de los reyes, noche mágica y de ilusión. Aquí dejamos correr nuestra fantasia porque es la noche de la magia y los niños son los protagonista en esta función.
A los reyers les pediria que ningún niño se quede sin su juguete. Que sigan siendo niños mientras les pertenezca, que nadie les robe su niñez y su inocencia .
 Para los mayores aparte de pedirles salud, les pediría el mejor regalo, el mas original, ya que ninguno es igual y es único, y es el tiempo. Tener tiempo para dedicarselo al que mas te necesita y que mas quieres, porque el tiempo pasa y nunca vuelve. Cuando a una persona le regalas tu tiempo le regalas lo mejor de ti. Tu presencia y tu persona.

FELICES FIESTAS.



MARÍA PÉREZ GARCÍA

miércoles, 13 de diciembre de 2017

EL HADA MÁGICA


Había una vez un hada mágica que le gustaba mucho los niños y sobre todo los mas pequeños. Ella vivía en un bosque muy bonito rodeada de luces de colores, alegres animalitos como pájaros, ardillas, conejos y muchos más.
El hada mágica sabía cuando era el cumpleaños de todos los niños y le gustaba hacerle una visita a cada uno en ese día tan importante.
Hoy es el cumpleaños de Emma, una niña que cumple dos preciosos añitos, y como es pequeña y preciosa, el hada mágica ha decidido celebrarlo con ella, pero de una forma muy especial. Ningún niño ni adulto podrán verla, pero si la podrán sentir.
Cuando todos estaban en la mesa disfrutando de una bonita tarta de cumpleaños, de pronto apareció un pequeño árbol de navidad cargadito de regalos y dulces caramelos.
- ¿Quien ha puesto este árbol aquí? Preguntó Matilda.
-No lo sabemos, respondió Emma, pero está cargado de chuches y regalos. Miremos a ver que tiene.
            Todos los niños querían acercarse. Sus llamativos colores y su alegría les transmitían curiosidad. Hasta Marcos, el niño más pequeño del cumpleaños, quiso acercarse y tocarle.
Cuando todos estaban cerca del árbol, sus ramas se movieron como invitando a que todos se acercaran a él y cogieran sus alegres y dulces regalos. Había regalos y chuches para todos. Los niños disfrutaron mucho de ese momento. Poco a Poco fue despojado de su carga y el árbol fue desapareciendo mágicamente.
            Y así de esta forma es como el hada mágica estaba en el cumpleaños de Emma, transmitiendo alegría y dulces abrazos entre todos, porque no hay nada mas bonito que compartir los buenos momentos con tus amiguitos.
            FELIZ CUMPLEAÑOS EMMA.

MARÍA PÉREZ GARCÍA.

                

lunes, 11 de diciembre de 2017

SUMIDA POR UN ENGAÑO



Aquella noche Irene quedó liberada de lo que fue una vida de engaño y sacrificio. Decía adiós a la persona con la que un día se unió y pensó que sería para siempre. Cuando se casó con Andrés estaba tan enamorada que podrían solucionar todos los problemas que vinieran.
            Al poco tiempo de casados, empezó a notar que el sueldo que Andrés debería traer a casa no llegaba, aunque él si se iba a diario a trabajar. Con el sueldo de ella cubría los gastos de su hogar.
Al poco tiempo quedó embarazada. La alegría en la pareja era infinita, pero Irene a los dos meses empezó a sentirse mal y a sangrar. Su hijo corría peligro, pero todo se podría solucionar con reposo absoluto.
Así fue. Irene se quedó en casa y Andrés se fue a trabajar, pero el dinero seguía sin llegar. Pidió explicaciones, pero éste nunca se las dio.
            Pasaron los meses y el casero no les daba ya más plazo para pagar el alquiler. Con lo poco que le daban por su baja, mal comían, pero para pagar luz y alquiler no llegaba.
Pronto se vieron en la calle sin un techo que les cobijara. Se tuvieron que trasladar al pueblo cercano de Andrés, donde su madre les dio cobijo. Irene nunca esperaba que su madre política la trataría tan mal. Le decía que era una mal criada y que el pobre de su hijo tenía que trabajar para mantenerla.
-Todas las mujeres han estado embarazadas y han trabajado. Levántate y trabaja. Le decía la suegra.
Tuvo que levantarse y trabajar como sirvienta en una casa de unos ricos señores. Allí trabajó cocinando y fregando suelos, hasta que un día un intenso dolor y un rio de sangre bajó por sus piernas. Se dio cuenta que su hijo se desprendía de ella sin vida.
¡Así fue como perdió lo único que le importaba!
 Andrés la culpaba por perderlo y decía que era una mala madre. Ella lloraba de dolor e impotencia. Pero hasta eso lo tenía prohibido.
-No llores tanto y trabaja más, ya tendrás otros. No gastes más lagrimas.
- ¡Quiero gastarlas! ¡Son mis lágrimas y las gastaré si quiero!
            Cuando Irene se recuperó pensó en seguir a Andrés y averiguar algo de su oscura y doble vida. Descubrió que era un traficante de drogas y que el dinero que cobraba se lo gastaba en juegos y mujeres, nada para su casa. Con lágrimas en los ojos pensó que algo tenía que hacer y terminar con todo aquello de una vez. Se fue a comisaría y lo denunció.
            Y fue aquella noche cuando en plena cena llegó la policía y se llevó preso Andrés. Su madre lloraba al ver a su hijo esposado y conducido a la cárcel. Entonces Irene dijo:
-No llores tanto que tu hijo seguirá vivo.
-Tu eres la que ahora tendrías que llorar.
-Ya le dije que son mis lágrimas y que las gastaré si quiero, y éste no es el momento.
 Cogió sus cosas y se fue lejos de aquella casa y de aquella familia.




MARÍA PÉREZ GARCÍA